DIFICULTAD PARA ENCONTRAR PAREJA



DIFICULTAD PARA ENCONTRAR PAREJA
Sesión de Psicointegración: 19/Mayo/2008
De Jorge Raul Olguín.
(Psicointegración telefónica)
No somos iguales, todos somos importantes. Habló de roles que nos hacen desvalorizarnos a nosotros o despreciar a otros. No existe la superioridad, y el comportarse bien o mal depende de uno mismo. En los temas amorosos habitualmente somos superficiales guiándonos por el aspecto externo, pero podemos conocer a las personas y ver su interior. Nadie va a gustarle a todo el mundo, pero con carisma podemos encontrar amigos y pareja independientemente de nuestro físico. La timidez es interna, y sin seguridad ni autoestima nos excluimos. Siempre se dan nuevas oportunidades.

Hay una cosa muy, muy importante: No es cierto que todos los espíritus seamos iguales, no es cierto que todas las personas seamos iguales. Pero lo más importante de todo es nosotros darnos la importancia. A veces podemos tener timidez con amistades o a nivel de pareja o el poder hablar con una persona del sexo opuesto seguramente por engramas de vidas pasadas, también puede ser por circunstancias de esta misma vida; puede ser por crianza, por cosas que nos han pasado a nosotros, pero lo que más tenemos que tener en cuenta es que no debemos buscar la aprobación de los demás, no debemos tener en cuenta lo que piense el otro sino lo que pensamos nosotros.
Seguramente de diez personas que conocemos habrá dos personas que les gustemos mucho, habrá dos personas a las que les causemos rechazo y habrá seis personas a las que les podamos ser indiferente; digamos que nadie tiene el éxito garantizado pero tampoco la derrota firmada. Esto significa que hasta que uno no intenta el cometido no sabe lo que va a pasar.
Todos los seres humanos reaccionamos de la misma manera que reaccionan la mayoría de los animales mamíferos, o sea, en este aspecto lo digo; en el aspecto de que cuando algo nos interesa en demasía y pensamos que es demasiado para nosotros, entonces montamos en timidez, titubeamos, dudamos, no nos sentimos capaces de lograrlo, y al revés, cuando algo no nos interesa nos sentimos seguros al punto tal de, en algunos casos, llegamos a despreciar a la persona. Y eso es un título que nosotros le damos, es un rótulo que nosotros le damos. De repente tú ves una joven muy bonita y al lado ves a una joven poco agraciada, insignificante y de repente con esa mujer bonita no te salen las palabras porque lo primero que piensas es: "Lo menos que va a hacer es fijarse en mi habiendo tantas otras personas más importantes que yo".
Ahora, ¿quién dice que esas otras personas son más importantes que tú? ¡Eso lo dices tú! porque la importancia no la da una cuenta bancaria o tener una buena ropa de marca; la importancia la da el interior de cada uno. No importa en qué trabajemos, cómo aparentemos, importa como seamos nosotros por dentro.
Y de repente conocemos a esa persona bonita por fuera y después que platicamos nos damos cuenta de que es una persona que es vacía por dentro, que solamente habla de modas; en cambio a la otra, a la que primero tildamos de fea, de poco atractiva, por ahí es una persona con un tremendo espíritu y nos apabulla hablando. Entonces, nos equivocamos una y otra vez.
Y a la mayoría de las personas que conozco les da como cierto temor, cierta incertidumbre el platicar con una persona del sexo opuesto que sea atractiva, bella, porque piensan, prejuzgan como que van a ser automáticamente rechazados. Pero no porque la persona sea superior sino porque la persona que va a encararla se considera inferior. Y eso es lo que no debe ser, eso es lo que no debe ser.
La superioridad e inferioridad en una persona no existen. Vuelvo a insistir, no tiene que ver una cuenta bancaria en absoluto; porque conozco muchísimas personas que son jueces, o diputados y son personas que se llevan mal con su esposa, sus hijos no los respetan, son gente que viven martirizando o estafando a otros, entonces, ¿dónde está la superioridad? La superioridad o inferioridad no existen, pero ser buena o mala persona eso ya depende de uno.
Yo creo que la única manera que el otro o la otra no dude de uno es que nosotros no dudemos primero. No sé si está claro. Eso significa que si tú vas a hablar con alguien y te da como cierto pudor el hablar con la persona es porque eres tú el que no te apruebas, no la persona; si la persona no te conoce, la persona no sabe como eres. Vas a dudar, puedes llegar a tartamudear, a titubear porque la falta de seguridad está en ti. La persona ni sabe, la persona no te conoce, no sabe como eres.
Evidentemente eso pasa por un rol del ego. Es una tremenda baja estima de la propia persona que piensa que es un objetivo demasiado alto, "Es un 'target' demasiado alto para mí". Y no es así, no es así.
Creo que todos los seres tenemos las mismas oportunidades y por otro lado vamos a suponer ¿no? supongamos que tú trabajas en un trabajo mal pagado, ¿hasta ahí me sigues?, y de repente tienes un rival amoroso que es una persona triunfadora pero hueca y esa joven que tú visualizabas elige a esa otra persona. Si elige a esa otra persona es porque tiene compatibilidad con esa persona. Tiene compatibilidad con una persona hueca; entonces esa persona también era hueca. O sea que, te has librado de una carga que por dentro tiene un cerebro vacío.
Con esto no quiero decir que las personas buscan a alguien profundo porque la mayoría de los seres humanos siempre nos dejamos guiar por los ojos, entonces primero vamos a ver en la otra persona si tiene una imagen bonita, si tiene un rostro bonito, si habla de manera interesante, porque los seres humanos somos así; como no conocemos el espíritu de la persona, como no lo conocemos, lo primero que nos fijamos es su figura, si es apuesta, si tiene una línea como esas propagandas de "jeans" de la tele y después nos vamos a fijar en su interior.
Y el sexo opuesto hace lo mismo con nosotros; siempre va a ir descartando a la persona que tiene una figura medianamente negativa. Pero tengo amigos, amigos personales, que no son muy agraciados en su forma física, no son altos, no son apolíneos, delgados, ni mucho menos y sin embargo tienen un éxito tremendo con el sexo opuesto. ¿Y sabes por qué?, por algo que se llama carisma, por algo que se llama confianza. Van, de repente, a una reunión donde hay varones y mujeres, cuentan cosas cómicas, se ríen, se divierten, se sienten seguros de sí mismos, y al poco tiempo están rodeados de personas del sexo opuesto que ese joven les cae simpático aún no siendo apuesto ni nada. No significa que en cada reunión conquisten a alguien, pero entiende que todo pasa por el interior, no pasa por el exterior. Porque ese joven que yo digo, que verdaderamente existe, se llama Alejandro, es una persona que tiene infinidad de gente que lo admira, que lo quiere, no solamente relaciones afectivas sino también amistades porque es una persona que tiene carisma.
Entonces todo pasa por el carisma, no pasa ni por la cuenta bancaria, ni si somos hermosos o no, y creo que lo hermoso pasa por dentro. Uno le tiene que caer bien al otro. Pasa por ahí el tema.
Y no hay una persona que vaya a un lugar y le caiga bien a todos. Eso no existe. Siempre les vas a caer bien a unos y a otros les vas a ser indiferente. Pero bueno, así es la vida, nos pasa lo mismo a todos y me incluyo. Yo, como profesor, voy a un lugar donde hacen autoayuda y yo ahí no soy profesor sino uno más que va a curiosear y habrá gente a la que le soy agradable y habrá gente a la que le soy indiferente, y está bien; está bien, a mí no me molesta porque estoy por encima de eso pero no por encima en el sentido egoico, no, sino por encima en el sentido que me parece perfecto. Son las reglas del juego. Es así.
Pero vuelvo a insistir, la timidez es algo interno. La timidez es algo interno, es algo de nosotros, es algo nuestro, es algo que nosotros, de alguna manera, somos prejuiciosos con nosotros mismos; nos prejuzgamos. Es como cuando vas a ver un empleo y de repente hay una línea de gente y tu dices: "Ah, pero qué voy a esperar yo si debe haber muchos jóvenes más capacitados", ¿y tú que sabes? o sea, ¿te descartas antes de tiempo?
Lo mismo. Vas de repente a un baile, vas a escuchar música y ves una joven que está ahí y: "No, para qué me voy a acercar, con todos los jóvenes que hay acá, ¿quién se va a fijar en mí?" ¿Y por qué no? Si uno no lo intenta, no sabe. Hay un refrán muy común que dice: "El 'no' ya lo tenemos, vamos por el 'sí'". Tenemos un cincuenta de 'sí' y un cincuenta de 'no' pero si no nos presentamos tenemos un cien por ciento de 'no'. ¿Eso se entiende? Ese es el secreto.
No significa que con esas palabras, de repente, tu timidez desaparezca y que mañana te levantes y seas de repente un "X-Men"; no es así, no es así. Porque la seguridad se va incorporando, uno mismo se acepta, uno mismo se tiene que aceptar y la aceptación no pasa ni por la "family", no pasa ni por lo que hicimos antes, ni por nuestra manera de ser ni por el origen que tenemos, si somos europeos, si somos latinos, si somos americanos… no importa eso; lo que importa es el espíritu, que el espíritu no tiene color, no tiene sexo, no tiene cuanta bancaria. Entonces depende de lo que somos por dentro, cómo somos, nuestra grandeza interna. Pero la grandeza no está en presumir, la grandeza está en verdaderamente ser humilde. Ahora, si hay una persona del otro lado muy interesante y que te ignora, mostrándote humilde, eso no significa que tú tengas que cambiar; significa que esa persona no vale la pena. La dejas pasar. ¿Se entiende hasta ahí?
Entonces, todo pasa por uno, todo pasa por uno. No existe una fórmula para los afectos, para conquistar los afectos. No existe una fórmula. Simplemente digo que una persona que es "segura" va a tener más posibilidades de conquistar a alguien agradable que una persona que es insegura, porque la persona que es insegura es como que se autoelimina: "No, yo no voy a competir, cómo voy a competir". ¡Pero si ni siquiera has salido a la cancha! ¿Qué sabes si vas a perder o no vas a perder? No nos debemos autoexcluir antes de que suceda. O de repente que yo diga: "Oh, pero qué voy a competir en esa gimnasia si ya tengo sesenta años y están los jóvenes de veinte, que me van a pasar por arriba". No lo sé. Voy a competir, seguramente no ganaré pero espero no ser el último. Eso quiero decir. Eso es la verdadera estima. La estima no se trata de ser primero, la estima se trata por sentirnos importantes, participar, que terminemos la tarea, que lleguemos a la meta, y una vez que lleguemos a esa meta busquemos otra meta.
La religión nos mal enseña. Nos dice que la ambición es negativa. La ambición no es negativa; ¿qué mal hay en querer?, ¿qué mal hay en tener proyectos? No hay nada de malo. Lo tonto es la ambición desmedida, es de repente decir: "Ah, a mí me gustaría estar en un crucero lujoso y pagar veinte mil euros por dos meses de travesía". Está bien. Si tú tienes dos millones, no hay problema que gastes veinte mil; pero si veinte mil es todo lo que tienes en tu cuenta y lo gastas, bueno; eres un inconsciente. Yo directamente no los tengo, entonces no los gastaría aunque los tuviera.
Claro, exacto. Todo tiene que ser equilibrado. Todo tiene que ser equilibrado, aparte tenemos una ventaja -que yo lo digo siempre- nosotros no tenemos un alma gemela, tenemos cien almas gemelas; entonces no será esta, será la otra, será la otra, alguien va a ser; eso es lo más importante. Sí, por supuesto que sí. Por supuesto que sí, y no tenemos edad, o sea, que no te autoexcluyas por tu edad: "Ah, no, pero sé de jóvenes que a los veinte años ya tienen pareja. Mira, yo, la edad que tengo..." No, no hay edad para encontrar los afectos, no hay edad.
En los talleres de autoayuda conozco mujeres de cincuenta, separadas, divorciadas, lo que fuera, que encuentran a su nueva pareja y empiezan una nueva vida y me parece perfecto que así sea. Entonces nunca debemos excluirnos, nunca totalmente, totalmente.
Dios siempre nos da nuevas oportunidades. Todos tenemos derecho y es así, y es así. Yo siempre digo que la vida nos da revancha, pero que no se malentienda; no revancha contra alguien, porque esto estaría mal; sino revancha con nosotros mismos, como que de repente hay oportunidades que hemos perdido y de repente, la vida, Dios, como quieras, nos pone nuevas oportunidades. Es esperar el momento adecuado y tomar esas oportunidades. Ese es el secreto, ese es el secreto. Y eso se logra.
Entonces, el trabajo empieza por ti. Me gustaría que me escribas a mi casilla de correos, que es Olguín_Jorge@Yahoo.com y toda información que puedas recibir, yo te la voy a enviar.


Consulta recibida
¡Hola Profesores!
Ya hacía tiempo que no les escribía, espero se encuentren bien.
Disculpen el distanciamiento, pero después de más de 200 mails dónde les pregunte y me contestaron de todo, llegó el momento en que me quede sin preguntas. Como le comente al Profesor, sus enseñanzas, sus palabras y la de los Maestros simplemente me cambiaron la vida e hicieron de mí una persona autosuficiente, capaz de sobrellevar adversidades y de ver la vida de otra manera, de lo cual me siento muy orgulloso. ¡Cosa que jamás terminaré de agradecerles!
He aprendido a ser feliz con lo poco que he tenido, sin dinero y con muchas limitaciones, le sonreía a la vida. Siempre vigilando mi ego y tratando de ser analítico y no reactivo. Tengo un camino largo por recorrer y me gustaba por dónde iba. Mas sin en cambio, hay algo que nada más no he podido superar. Ahora me encuentro confundido, melancólico, depresivo inclusive y es algo que no me está dejando vivir. Al no encontrar respuestas en todo lo que he aprendido, pensé en regresar a mi punto de partida, justo dónde todo empezó… ustedes, mis maestros. No busco que ustedes me solucionen mi problema al escribirles esto. Sólo unas palabras, una guía o un dato estable que sea un punto de partida y me ayude a librarme de esto.
Les platico de la manera más concreta posible: Soy un hombre mexicano de 27 años (casi 28) y a esta edad debo confesar que jamás he estado en una relación más allá de amistad con una chica. Actualmente, es un suicidio confesar en sociedad que uno jamás ha tenido una relación sexual. Y es aún peor hacerlo si lo que se confiesa es que uno no solo nunca ha tenido una novia de verdad; sino que no sé lo que es ir agarrado de la mano de una y todo lo que una relación entre hombre y mujer conlleva. La que la sociedad piense de mi es algo que puedo sobrellevar. Lo que me está "matando" es el hecho de estar solo.
Confieso que no soy un chico normal, que no soy lo más sociable, pero aun así tengo mis amigos y he conocido decenas de chicas. Pero hay algo que me ha impedido tener una relación con una. Ya sea cambio de domicilio, pérdida de la comunicación o simplemente desinterés de ellas u equivocaciones mías.
Desde que tengo memoria desee tener alguien a mi lado, al principio una niña, una amiga con quien jugar. Después, una novia. Mi sueño era casarme y tener mi propia familia. Desde que era católico y ese tipo de creyente, siempre desee en Navidad y Año Nuevo el tener a alguien a mi lado. Actualmente, mis sueños se destruyeron. Llegué a un punto dónde "sé" que eso no sucederá y que seguramente terminare mi vida solo. Soy escéptico, tal vez algo negativo. No me siento atractivo para las mujeres, y por más que intento pareciera un golpe más que me dice que lo entienda y que acepte ese destino.
Y esto me está "destruyendo". Es sólo una cosa, algo pequeño, pero que en mi persona es algo fatal. No les mentiría, ni les exageraría al decir que cada día desde hace más de una década pienso en que sería tener un novia. Que se sentirá besar, abrazar, platicar y compartir la vida con alguien. Soy una persona segura de sí misma. Sé lo que soy y lo que valgo. Pero no puedo estar seguro de lo que lo demás piensen o sientan por mí. Por más que lo pienso, me es imposible imaginar una chica enamorándose de mí. No sólo eso, sino simplemente gustarle a alguien. No les escribo para que me digan como "conseguir chicas", para nada. Tampoco para que me den ánimos, ni nada por el estilo. Una vez me decidí por dejar de pensar en eso. Por aceptar mi soltería indefinida y seguir con mi vida de forma plena. Pero no pude…
No puedo eliminar este sentimiento de querer a una mujer a mi lado. Y dónde sea que volteo hay algo que me lo recuerda. Volteo y veo parejas enamoradas. ¡En las películas hay parejas! …¡la música dónde en su mayoría se habla de amor! El simple hecho de estar en la calle y ver a una chica linda me recuerda eso que siempre he querido, que tanto he anhelado y que nada mas no puedo tener… alguien a quien querer, a quien amar. Y si tengo suerte, ser correspondido.
No sé qué hacer profesores, ¡estoy desesperado! Puedo ser una persona feliz, alegre y positiva. Pero esto me está "matando" y me está haciendo amargado y miserable. Y no deja de traerme lágrimas a los ojos cada noche, cada día, cada vez que el tema de pareja viene a mi mente. No sé qué preguntarles. Tal vez una novia podría traerme paz y serenidad. ¿Pero y si nunca tengo una? Si por cuestiones de la vida, tengo que vivir con esta soledad siempre, ¿qué puedo hacer? ¿Estaría condenado a vivir con esto que me…?
Una de las 4 dinámicas de la vida es la supervivencia como familia. ¿Entonces es normal que me sienta así? Una de las leyes de Newton dice -en otras palabras- que toda fuerza tiene una reacción igual y opuesta. Si al amor de pareja te da alegría, felicidad y te complementa… ¿la ausencia de este genera una reacción opuesta? (Que sería justo como me siento) No sé qué pensar… pero si sé que no quiero depender de una mujer para ser feliz. Si llega excelente, será como una bendición y lo sabré apreciar como pocas personas. Pero si no llega… no sé cómo salir adelante de esta. Como les repito, es el único problema que tengo, pero es el que más me daña. Espero su respuesta, sus palabras…
Disculpen todo este libro que les escribí, verdaderamente aprecio que lo hayan leído y no tengo más que agradecer su tiempo, mis maestros. Reciban un fuerte saludo.
Abraham Gutiérrez.
Dear friend: En principio tienes un malentendido con eso de no ser atractivo para las mujeres, ya que es una cuestión muy subjetiva. Para saber de qué estoy hablando sería interesante que escuches la grabación de la sesión donde Radael habla del enamoramiento, que no tiene ninguna relación con la belleza física. Una mujer puede enamorarse locamente de un tuerto al que le faltan todos los dientes y tiene una joroba descomunal. Y lo digo en serio. Por otra parte hay una cuestión importante que forma parte de mi experiencia. Yo me casé a los 30 años y recién entonces pude tener relaciones sexuales digamos que "normales". Antes todas fueron un desastre, además de escasas por supuesto. ¿Y entonces? A tu edad, entonces, yo decía lo mismo que tú. Lo que ocurre es que todas las cosas tienen su tiempo de ocurrencia, mal que nos pese. Te recuerdo que a la famosa "Mariana Popea" (estoy seguro de que sabes a quien me refiero), recién la encontré cuando yo tenía 52 años y ella 22. No pudo ser, por lo menos en este universo. Otro ejemplo es mi hija, que se miraba constantemente al espejo y decía: "Soy fea, nunca me voy a casar". Y con eso ya nos tenía podridos a todos y no miento en absoluto. Hoy está felizmente casada con un alemán, vive en Alemania y me ha dado dos hermosísimos nietos. A veces, cuando viene a visitarnos le recuerdo jocosamente lo que decía y no quiere ni escucharme... ¿Qué más puedo decirte? Las cosas, lamentablemente, casi nunca suceden como nosotros queremos, y no nos queda más remedio que tener fe y esperar. Todo puede cambiar en un instante. Eso no significa que uno no busque y que tenga que quedarse esperando sentado en una silla que las cosas sucedan. La felicidad está en la búsqueda y no en haber encontrado. Y esto se ve en los hechos: el hombre se afana por encontrar la mujer de sus sueños, la encuentra, se casa y después... Bueno, después ya sabemos lo que sucede... Un abrazo y ánimo. 
De mi parte te puedo decir que tienes un error de concepto, puesto que piensas que es un suicidio en esta sociedad el admitir no haber tenido relaciones íntimas y eso no es así, ya que tus palabras indican que buscas la aprobación de los demás. Tú eres importante, independientemente de tus experiencias, sean sexuales, de estudios, deportivas, etc. Por otro lado, sentirnos valiosos por tener a alguien a nuestro lado es como edificar un castillo con bases de barro, ya que nuestra valía no la da con quien estamos, sino a quien le somos sutiles.
Agregas que el amor de pareja da alegría y la soledad daría tristeza... obvio que eso es una falacia, ya que para estar completos, primero lo debemos estar con nosotros mismos... de lo contrario utilizaríamos al otro como objeto de felicidad y no es así. No es: Estoy mal y con una pareja estaré bien. Es: Estoy bien conmigo mismo y lo estaré de cualquier manera, solo o acompañado, ya que será la opción que me permite mi Libre Albedrío. Porque si no daría la impresión que tengo un agujero en mi alma y una pareja sería el parche que lo tapa. ¡Nada más absurdo! Si elijo una pareja es para compartir y no para suplir una soledad... además, conozco cientos de consultantes que están solos en compañía... no sé si fui claro...Atte: Prof. Jorge.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ARRIBA