ENGRAMAS Y EGO  

Posted in



ENGRAMAS Y EGO
Sesión de Psicointegración: 20/Jun/2006
De Jorge Raul Olguín.
Consideraciones sobre la psicoauditación, el estar analíticos y el servicio
Diálogo primera parte.

Diálogo segunda parte.

Primera parte:

En la mayoría de los casos en las distintas ramas de Cienciología y Dianética, porque en Centroamérica y parte de Latinoamérica se han bifurcado muchas ramas de la Cienciología tradicional dictada por Ron Hubbard en la mitad del siglo veinte en adelante. No hablo de que la nueva Cienciología sea desacertada ni acertada porque no está en mí juzgar cuál es la mejor ni cuál es la peor. Sería una falta de ética decir eso. Sí quiero dejar en claro que he conocido personalmente a muchos O.T. 3 perfectamente clear, y sin embargo caen en dramas de control y la explicación es que todavía tienen sin integrar sus roles del ego.
Los roles del ego no se tratan en Dianética y Cienciología y tampoco se tratan en las psicologías Freudiana ni Lacaniana. Las psicologías Freudiana y Lacaniana hablan del ello, el yo y él súper yo. El famoso ello que es el niño que pide, el que reclama; el yo es el que modera pero a veces concede a espaldas de todos. Le concede al ello todo lo que el ello pide. Y después está el súper yo que es el censor, es aquel que enjuicia. Siempre lo explicó que tanto el ello, como el yo, como él súper yo freudianos son distintos roles del ego.
El ego que pide, lo vamos a hacer mediante un ejemplo práctico. Una persona que tiene problemas pulmonares y dice no, no, no, lo hablo en sentido figurado, mi yo dice que no debo fumar porque me va a hacer mal en la salud, y más que tengo problemas en este momento a nivel pulmonar. Y él ello dice, pero por favor, uno más no nos va a hacer nada. Anda, fuma. Entonces el yo le concede el deseo al ello y prende un cigarrillo y fuma. Una vez que termina de fumar, está saciado, él súper yo, que es el censor, le crea complejos de culpa. Has visto lo que has hecho, mira la reprimenda que te tengo que dar, tú no te curas más, eres un caso perdido... digamos no es que hay tres personas que una se hable a la otra; esta todo dentro de la mente de una sola persona. El ello que pide, el yo que dice no, no, no, me debo cuidar y después a lo último cede a la tentación del ello. Una vez consumado el acto él súper yo es quien recrimina lo que ha hecho, por qué has cedido, no se puede confiar en ti. Todo son roles del ego que de alguna manera crean como una especie de vertiginosa carrera en la mente de ese ser poseído por esos roles.
Entonces, muchas veces me preguntaba, cuando recién empezaba a investigar los roles del ego, por qué muchos seres que aparentemente estaban clear, que no tenían engramas, seguían comportándose de alguna manera no coherente con esa clarificación que ellos decían tener. Bueno, era por los roles del ego. Los roles del ego que manipulaban a esa persona.
Posteriormente investigando los planos espirituales, de los que eso sí mucha gente no llega a creer, he detectado que había un segundo tipo de engramas que eran los engramas conceptuales, engramas que estaban grabados exclusivamente en el campo conceptual del espíritu. Y aunque el 10% encarnado clarificara esos engramas nivel celular, su 90%, su parte espiritual que estaba en el plano espiritual correspondiente, podría transmitir esos engramas de vidas pasadas e incluso reactivar los engramas de esta misma vida. Digamos que era un cuento de nunca acabar. Entonces me di cuenta que la única manera deponer fin a todo esto era hacer, entre comillas, cirugía mayor.
Segunda parte

Habíamos dicho entonces que cómo podía ser que una persona que había revertido todos sus engramas en el plano físico, volvía otra vez a caer si ya había quedado clear, y que era el cuento de nunca acabar.
Entre los roles del ego que la persona tenía y los engramas conceptuales de su yo superior o thetán, esa persona es como que siempre levantaba, caía, levantaba, caía hasta que bueno, como dije antes lo importante era aplicar cirugía mayor. ¿Qué significa cirugía mayor? Psicoauditar al propio yo superior o thetán. De la misma manera que se audita en dianética a la persona física, de la misma manera se auditaba a la parte espiritual. Auditando a la parte espiritual en el 90% de los casos no solamente se erradicaba el engrama conceptual, sino que simultáneamente se erradicaba el engrama físico.
¿Por qué muchas personas sin embargo volvían a caer? No solamente por roles del ego, sino también por diversas circunstancias porque la mente de reactiva no se elimina. Lo que se elimina son los frutos de la mente reactiva. Pero la mente reactiva puede volver otra vez a engendrar nuevos engramas o a reactivar. Los engramas eran desactivados, no eliminados. A veces porque el idioma es pobre, y porque nosotros mismos mal usamos el idioma, decimos que el engrama se elimina. El engrama se desactiva, pero cualquier, cualquier problema puede volver a activarlo.
Tiempo atrás dije que aquella persona que está libre de engramas celulares, de engramas conceptuales su parte espiritual y tiene su ego integrado, no significa que vaya por el mundo libre de que su carácter no tenga emociones destructivas. Puede llegar a tenerlos. El tema es estar alerta, el tema es estar alerta. Una vez un consultantes me dijo sí, pero como desgasta estar en alerta. Le digo al comienzo sí desgasta, luego te acostumbras, te acostumbras como el respirar. Respiras automáticamente, tú corazón late automáticamente... Bueno, llega un momento que estás alerta automáticamente. Me ha pasado a mí y me doy como ejemplo porque soy el que estoy enseñando la técnica, de que he visto cosas que no me han agradado porque estar clear del todo no significa ser un robot, uno sigue teniendo emociones, uno sigue teniendo sentimientos. Habrá cosas que te agraden y cosas que no. Y habrá cosas que no te agraden nada, y entonces te sube por el estómago como una adrenalina, en ese momento. Por más clear que seas, por más que no tengas engramas conceptuales, por más que no tengas engramas celulares, por más que los roles del ego los tengas controlados, no puedes impedir que te suba eso del estómago, ese pequeño impulso.
¿Cuál es la diferencia entonces? Que al estar en una alerta automática, no pendiente de lo que uno hace, sino estar en una alerta automática, uno lo baja, uno lo modifica. Al segundo que sube la adrenalina uno ya lo calma. El tema es no estar presa de los impulsos, sino que los impulsos estén manejados por uno. Digamos como que uno lleve el timón. Llevar el timón no significa estar todo el día con las manos en la rueda. Llevar el timón significa acostumbrarse a que nuestros actos sean guiados por nosotros como espíritus, y no que nosotros seamos presa de nuestros actos. Es así de simple.
Como parada en un mayor entendimiento, algo que conceptualmente no hubiera tenido que repasarlo pero como el idioma es pobre uno lo tiene que repasar, siempre a lo largo de nuestra vida, siempre, vamos a estar con gente que nos antagonice, vamos a estar con críticas destructivas al alcance de nuestros oídos, y el secreto no es reaccionar de una manera incoherente. El secreto sí es enfrentar los hechos de una manera coherente. Ante la crítica destructiva, si esa crítica la podemos debatir la debatimos. Si del otro lado vemos que hay una pared de ceguera y de sordera donde no se permite el debate, directamente ignorar esa crítica porque sino nos pondríamos a la altura de quien nos está criticando infundadamente.
Yo creo en la crítica sana, eh, yo creo en la crítica sana. Al contrario, creo que la crítica sana a lo largo de mi vida me ha hecho corregir cientos de cosas. Lo que yo no creo es en la crítica destructiva, el famoso no sé de qué se trata pero me opongo. Yo creo que la crítica sana, humildemente, da para un buen debate, y con el debate todos aprendemos. Lo que no creo es en la discusión de sordos donde todos hablan a la vez y nadie se escucha.
Entonces volviendo al tema original, volviendo al tema original, si bien la auditación es una técnica excelente para ir modificando conductas que nos alteran nuestro comportamiento debido a esos engramas, a esos implantes hipnóticos que se gravan a nivel celular inconsciente los revierte, no es suficiente. Se necesita la segunda técnica que es la auditación suprafísica a nuestra yo superior o parte del espíritu no encarnado, que es lo que se da en llamar psicoauditación. Las dos cosas a la vez son importantes. Con una sola no es suficiente.
Y lo tercero es intentar erradicar definitivamente los roles del ego que nos manipulan.
Por último, para completar éste pequeño preámbulo, no significa que nosotros por tener el ego integrado nada nos afecte. Las cosas nos van a seguir afectando como a cualquier mortal como decimos aquí en el plano terrenal. Como a cualquier persona del plano físico nos van a seguir afectando. La diferencia va a ser en cómo reaccionamos nosotros. La diferencia va a ser en cómo nuestro pensamiento abstracto, en cómo nuestra mente analítica va a sobreponerse por sobre los impulsos de la mente reactiva. Ese ser verdadero secreto. Nosotros sabemos que un mal impulso puede tirar abajo toda una obra analítica de x tiempo, de meses, de semanas de trabajo. Es como aquel pintor que hace un cuadro excelente y de repente un día en un rapto de furia porque algo no le gustó destruye el cuadro completo. Eso es irracional, no tiene nada que ver con lo analítico. Y lo irracional está dentro de la mente reactiva que si bien hace milenios era necesaria, en este momento no, en este momento no. Si tuviera que dar un panorama final con respecto al tema diría como que la mente reactiva y su fruto, la mente reactiva automática, puede ser levemente necesaria en aquellos casos como el estrés sano, ese estrés que te mantiene predispuesto para enfrentar el día. Bueno, esa mente reactiva automática que de repente escuchas una bocina y subes inmediatamente a la acera y reaccionas instintivamente porque un coche te puede atropellar. Esa es una alerta automática. Hasta ahí diría que sí, que la mente reactiva automática es útil. Hasta ahí, pero nada más que eso.
En este momento como nosotros somos entre comillas, digo entre comillas porque tengo mis dudas, seres civilizados, nos tenemos que manejar con la mente analítica. Aquella mente que permite tener pensamiento abstracto, aquella mente que permite debatir con el otro, aquella mente que permite gozar el servicio hacia el otro, aquella mente que permite compartir, que es lo más hermoso que nosotros tenemos.
Entonces rebobinando hasta el comienzo, no basta solamente con un tratamiento de auditación para resolver todos los problemas engrámicos que la persona pudiera tener. Es necesario apuntalarse con psicoauditación porque le puede retransmitir todas las veces que sea necesaria el yo superior a la parte encarnada engramas de vidas anteriores. Y muchas veces, y me ha pasado con muchos consultantes que se despiertan con una angustia tan grande, con un nudo en la garganta y con ganas hasta de llorar, con sollozos, y haciendo un repaso de los días anteriores piensan, qué raro que esté con esta angustia porque estoy bien en mi trabajo, no tengo ningún problema de salud, por lo menos ningún problema grave, estoy bien con mi pareja, mis amigos me contienen, yo también los contengo a ellos, soy medianamente feliz. No tengo todo lo que anhelo pero de a poco, de a poco voy consiguiendo cosas, y para mí eso es más que suficiente. Entonces a qué se debe esa angustia matutina de ese pequeño sollozo contenido. Cuando la persona me lo consulta digo, obviamente que no es de esta vida, obviamente que es de una vida pasada. Y hasta al mayor de los escépticos que me diga lo contrario.
Se supone que si yo, yo no me refiero a quien les habla, estoy hablando de un sujeto, ¿no?, si yo no tengo ningún problema a la vista, el psicólogo me dirá, ha bueno, quizás sea alguna alerta inconsciente que quedó grabada en su niñez, y bla bla bla, toda esa disertación que dicen ellos. Puede ser cierto, puede ser cierto, eso no lo descarto. Pero qué sucede si yo hago un racconto con auditación y voy eliminando todos esos actos hostiles que teóricamente se me fueron implantando y sin embargo sigo con ésa angustia. ¿A quién se lo atribuiría entonces? Entonces aun aquellos que no creen en algo más allá de lo que pueden tocar, ver, escuchar, tactar, o gustar, u olfatear... es cierto que hay algo más allá que nos está de alguna manera oprimiendo nuestro sentido. Bueno, eso se puede revertir perfectamente, eso se puede revertir.
Lo único que digo, como para finalizar este pequeño preámbulo, son dos cosas. Uno, ninguna técnica tiene la varita mágica, ninguna técnica sana al toque. Todo lleva un proceso de tiempo. Dos, el servicio, una vez que la persona revierte todos sus entre comillas problemas, no es algo obligatorio que uno deba hacer para conquistar el reino. Eso es muy infantil. Yo creo que el servicio tiene que nacer de nosotros, no por obligación sino directamente por opción, y no estar con la espada de Damocles en la cabeza pensando OH, si hoy no hago tal obra de bien mañana qué pasará con mi vida... No, no, no, porque ya eso lo he hablado con otros consultantes muy avanzados y bueno, les he explicado que no estamos jugando una carrera contra nadie, ni siquiera contra nosotros mismos. Si alguien es paciente es Dios. Entonces Dios nos da todo tiempo de mundo para que nosotros vayamos pasando de grado. No juguemos una carrera. Actuemos el día a día pero vivámoslo como si fuera último, aunque no fuera el último. Si tú dices que éste es el último día ¿te abrazarías con tu hermano? Abrázate con tu hermano. Si tú dices que es el último día ¿estarías con el mejor humor del mundo? Estate con el mejor humor del mundo. Ese es el secreto. No dejes cosas para mañana pendientes. ¿Tienes que amigarte con esa persona que creíste que te había ofendido? Llámalo, no dejes nada para mañana. Es nada más que eso, es nada más simple que eso. Es tan sencillo, es tan sencillo lo cotidiano del bien que muchos me preguntan ¿era eso? Sí, era eso. Lo que pasa que tenías una venda sobre los ojos.

This entry was posted on Saturday, November 20, 2010 and is filed under .
Blogger Templates